Mantenga su mente alerta a medida que envejece

Hipoteca Inversa » hipotecainversa.online

¿Te encuentras más olvidadizo de lo normal? ¿Estás perdiendo las llaves o te encuentras con un bloqueo mental cuando tratas de encontrar las palabras correctas para decir en una conversación? A medida que uno envejece, es común que el cerebro también envejezca, lo cual puede causar cambios en la manera en que uno piensa. Una distinción importante que debe hacer cuando esto ocurre es saber si estos cambios son parte del proceso de envejecimiento o si son signos de un problema de salud más significativo como la demencia. Una manera de ayudarle a hacer esta distinción es aprender cómo envejece el cerebro.

El proceso de envejecimiento del cerebro

Es normal que el cerebro cambie, ya que ha estado cambiando desde el momento en que comenzó a desarrollarse. Sin embargo, a medida que uno envejece, el cerebro pasa por grandes cambios. Por ejemplo, el tamaño de su cerebro se reduce lentamente a medida que envejece. Esto puede hacer que las células nerviosas en su cerebro también se encojan o pierdan su conexión con otras células nerviosas. Junto con esto, el flujo sanguíneo dentro de su cerebro disminuye a medida que usted envejece. Aunque todo esto suena mal, no hay necesidad de entrar en pánico todavía. Según la Asociación Americana de Psicología, «muchos estudios han demostrado que el cerebro sigue siendo capaz de volver a crecer y de aprender y retener nuevos hechos y habilidades a lo largo de la vida, especialmente para las personas que hacen ejercicio regularmente y reciben estímulos intelectuales frecuentes». Siempre y cuando tome las medidas correctas, usted tiene una mejor oportunidad de mantenerse mentalmente alerta a medida que envejece.

¿Qué es la demencia?

La demencia, según la Alzheimer’s Association, es un término utilizado para describir una disminución de la capacidad mental lo suficientemente grave como para interferir con su vida diaria. Este declive mental puede variar desde la pérdida de la memoria y las habilidades del lenguaje hasta el deterioro de la percepción y el juicio. Hay cuatro formas principales de demencia, incluyendo:

  1. Enfermedad de Alzheimer – el tipo más común de demencia que lleva a la disminución gradual de la capacidad cognitiva.
  2. Demencia vascular – a menudo provocada por problemas cardiovasculares, principalmente accidentes cerebrovasculares.
  3. Demencia de cuerpos de Lewy – las células cerebrales localizadas en ciertas áreas del cerebro mueren y dejan células nerviosas anormales, llenas de proteínas, conocidas como cuerpos de Lewy.
  4. Demencia frontotemporal – las células nerviosas localizadas en los lóbulos frontal y temporal del cerebro comienzan a degenerar, lo que puede causar interferencia con la actividad cerebral e incluso resultar en la muerte de las células cerebrales.

Existen otras formas de demencia, como la enfermedad de Huntington, pero son menos comunes.

Maneras de mantener su mente alerta

Si usted comienza a notar los cambios que ocurren y desea mejorar la agudeza de su cerebro, hay diferentes maneras de hacerlo.

  1. Continuar aprendiendo – De acuerdo con la Alzheimer’s Association, las personas con menos educación tienen un mayor riesgo de padecer demencia. Debido a esto, es importante mantener su mente estimulada a través de la socialización, el aprendizaje de nuevas habilidades, juegos desafiantes como el Sudoku, y la participación en otras actividades que requieren que usted tenga una mente comprometida.
  2. Haga ejercicio regularmente – La actividad física constante puede ayudar a mantener el flujo sanguíneo al cerebro, lo cual estimulará y mantendrá la función cerebral.
  3. Consuma una dieta saludable – Se cree que comer más verduras y pescado mientras se mantiene alejado de las grasas saturadas puede ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo.
  4. Controle su colesterol y presión arterial alta – Estos factores pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, lo cual se cree que contribuye al desarrollo de ciertos tipos de demencia.
  5. No beba ni fume excesivamente – Se cree que ambas actividades incrementan el riesgo de demencia, así que si usted bebe y fuma, podría ser a su favor hacerlo con moderación si no puede dejar el hábito.

Consulte con un médico

Si usted o un ser querido está comenzando a experimentar pérdida cognitiva, es importante que consulte con un médico. Las sugerencias proporcionadas en este artículo no reemplazan el consejo médico profesional. Su mente va a cambiar a medida que envejece, pero si desea tratar de disminuir la velocidad o evitar estos cambios, existen diferentes maneras de hacerlo. Si usted cree que usted o un ser querido está en mayor riesgo, busque atención médica.

Deja un comentario