Entendiendo el declive financiero

Hipoteca Inversa » hipotecainversa.online

El envejecimiento trae muchos cambios a la vida de una persona. Si bien el retirarse tiende a resultar en más relajación y menos estrés, también puede incluir cambios mentales que pueden afectar la capacidad del adulto mayor para resolver problemas financieros. Pero, al aprender a planear con anticipación y mitigar problemas graves antes de que ocurran, usted podría equiparse a sí mismo y a su familia con herramientas para reducir la confusión financiera y el estrés que la acompaña. ¿Cómo reconocer las señales de advertencia del declive cognitivo? ¿Sabe qué pasos debe tomar si comienza a notar síntomas de deterioro financiero en usted o en un ser querido? Siga leyendo para aprender las respuestas a estas preguntas y muchas más.

¿Qué es el declive financiero?

En pocas palabras, el deterioro financiero ocurre cuando alguien comienza a experimentar problemas mentales relacionados con la edad que pueden interferir con sus habilidades para manejar sus finanzas personales. En otras palabras, problemas como la demencia, el Alzheimer y el deterioro mental general que viene con el envejecimiento pueden interferir con la capacidad de una persona para manejar sus finanzas.

Al entender el declive financiero, es esencial darse cuenta de que puede sucederle a cualquiera. De hecho, según investigadores del Center for Retirement Research del Boston College, los adultos mayores a menudo experimentan una disminución en su capacidad financiera incluso cuando no desarrollan demencia u otros impedimentos cognitivos asociados. Básicamente, el declive financiero no es el tipo de problema que hay que ignorar, incluso si usted o sus seres queridos son activos y están sanos. Esté atento a las señales de advertencia de declive cognitivo, como se explica a continuación.

Reconocer las señales de advertencia

Cada individuo es único y experimenta cambios mentales de diferentes maneras. Sin embargo, hay varias señales de advertencia comunes de deterioro cognitivo que pueden resultar en un peor manejo de las finanzas personales. Considere los siguientes problemas comunes como indicadores potenciales de problemas subyacentes más problemáticos:

  • Tomando mucho tiempo para completar las tareas financieras diarias. Tener problemas con acciones básicas como preparar las facturas para enviarlas por correo, llenar un registro de cheques y declarar los impuestos sobre la renta puede indicar un declive cognitivo.

  • Disminución de la atención y el enfoque. Desviarse fácilmente, perder el enfoque cuando se realizan tareas simples y volverse más olvidadizo en general puede ser especialmente preocupante cuando se combina con algunos de los otros síntomas aquí descritos.

  • Disminución de las habilidades matemáticas en el día a día. Pídase a sí mismo o a un pariente que cuente hacia atrás desde 100 y reste siete cada vez (100, 93, 86, 79, etc.). Si la confusión surge de problemas matemáticos básicos, puede estar ocurriendo un problema mayor.

  • Disminución de la comprensión de los conceptos financieros. La falta de comprensión de conceptos como las tasas de interés o las deducciones podría indicar un declive cognitivo.

  • Dificultad para juzgar los riesgos financieros. Hacer inversiones inusualmente arriesgadas, volverse adicto al juego y de otra manera ignorar el riesgo podría ser una señal de advertencia para el declive financiero y otros problemas.

  • Caer en estafas y fraudes financieros. Los estafadores a menudo se dirigen a las personas de la tercera edad porque tienden a ser presa del fraude como resultado del declive cognitivo. Si usted o un ser querido es estafado, esto puede ser indicativo de una preocupación mayor.

    Preparación para el futuro

    La prevención es la mejor medicina, ¿verdad? En general, evitar los medicamentos de riesgo con efectos secundarios cognitivos, mantener una dieta nutritiva, seguir un régimen de ejercicio constante y llevar un estilo de vida activo llevará a muchas personas mayores a una mejor salud general y bienestar mental. Por supuesto, hablar con un profesional médico es siempre su mejor opción. También hay muchas medidas que puede tomar para protegerse a sí mismo y a sus seres queridos de las repercusiones perjudiciales del declive financiero.

    • Simplificar las carteras financieras. A medida que se acerca la edad de jubilación, piense en reducir las complejidades de su situación financiera actual o la de su ser querido mediante la consolidación de varias cuentas e inversiones en formas más simples.

    • Use la ley a su favor. Establezca fideicomisos testamentarios, poderes financieros y otras herramientas legales que le facilitarán a los miembros de la familia la tarea de intervenir si usted comienza a enfrentar dificultades.

    • Autorizar a los abogados y planificadores financieros a intervenir. Si un profesional sospecha que su capacidad financiera ha disminuido, podrá ponerse en contacto con familiares o amigos de confianza antes de que ocurra un desastre.

    • Permita que una persona de confianza supervise su cuenta. A menudo, la familia o un fiduciario profesional puede ser arreglado para ayudar a manejar sus finanzas. Para prevenir discusiones y confusión, esto se hace mejor antes de que comience el deterioro cognitivo.

Deja un comentario